Somos parte de la naturaleza, no sus dueños!

 

Caracterización Biológica y Oceanográfica de la Isla La Tortuga

Proyecto de Caracterización de la Isla la Tortuga

Antecedentes

La Tortuga y sus cayos representan uno de los pocos paraísos insulares que aún quedan vírgenes en el país, y es nuestro deber preservarlo para beneficio de las actuales y futuras generaciones. Además, es punto estratégico para la conservación de la diversidad biológica y seguridad alimentaria de la nación, ya que su interacción con la Fosa de Cariaco forma un conjunto biodiverso, pilar de las pesquerías de todo el oriente venezolano, por lo que la vía del Turismo de Valoración resulta la única salida para el desarrollo armónico de esta subregión insular. Aunque es innegable que el desarrollo turístico de esta Dependencia Federal producirá cambios en sus ecosistemas, si el desarrollo se orienta a un Turismo de Valoración, el impacto será mesurado, y si es ayudado mediante mecanismos de vigilancia y control ecológico, debiera ser ambiental y económicamente sustentable.

Resultados

De manera preliminar, se ha constatado que este conjunto insular cuenta con una rica biodiversidad que incluye subespecies endémicas de aves, aves migratorias protegidas a nivel hemisférico, zonas de nidificación de tortugas marinas, amplias praderas de pastos marinos y parches coralinos, bosques xerófilos y manglares prístinos y bien conservados; adicionalmente, la isla alberga una importante cantera arqueológica, antropológica y geológica; todos, sujetos a múltiples amenazas ambientales. Se han registrado cuatro especies de tortugas marinas: Chelonia mydas (tortuga verde), Eretmochelys imbricata (carey), Dermochelys coriacea (cardón) y Caretta caretta (caguamo). Excepto el caguamo, el resto anida en al menos trece playas de la isla y sus cayos. Todas las aguas alrededor de la isla son utilizadas por las tortugas para alimentarse. Se han registrado 25 especies nuevas de aves para la isla, migratorias intratropicales o neárticas: Sula sula, S. dactylatra, Ardea alba, A. herodias, Nycticorax violaceus, Charadrius wilsonia, C. vociferus, Pluvialis squatarola, P. dominica, Calidris pusilla, C. mauri, C. melanotos, C. himantopus, C. alba, C. alpina, Catoptrophorus semipalmatus, Numenius phaeopus, Limnodromus griseus, Sterna fuscata, S. eurygnatha, S. nilotica, Falco peregrinus, Buteo albicaudatus, Coccyzus americanus y Dendroica striata, incrementando a 78 las especies que han sido señaladas para la isla. Once especies marino-costeras se reproducen en la isla y/o sus cayos: Pelecanus occidentalis, Haematopus palliatus, Himantopus mexicanus, C. wilsonia, Larus atricilla, Sterna antillarum, S. dougalli, S. eurygnatha, S. hirundo, S. fuscata. Estas cuatro últimas especies de gaviota no habían sido señaladas anidando en este ámbito insular. Las aves limícolas C. alpina y C. vociferus son los primeros registros insulares para Venezuela. H. palliatus constituye el primer registro de la especie anidando en una isla venezolana. Una gran extensión de manglares bordea el litoral sur de la isla y gran parte de los cayos: Rhizophora mangle (mangle rojo), Avicennnia germinans (mangle negro), Conocarpus erectus (botoncillo) y Laguncularia racemosa (mangle blanco), vitales para la nidificación de aves y la producción de nutrientes; de hecho, sus raíces sirven como zoocriadero y hábitat de una gran cantidad de invertebrados marinos, larvas y juveniles de peces. De igual forma. existen amplias praderas de fanerógamas marinas (Thalassia testudinum, Syringodium filiforme y Halodule wrightii), ecológicamente importantísimas, ya que sirven de alimento y refugio a una alta variedad de especies, sobre todo en etapas de desarrollo y reproducción, como bivalvos, equinodermos, crustáceos, caracoles y tortugas marinas, muchas de interés comercial y alimentario (p. ej., Strombus gigas, “botuto”). Se ha detectado un impacto notorio sobre este ecosistema en toda su distribución, especialmente un fuerte proceso erososedimentario. Las formaciones coralinas se presentan en profusos parches aislados, pero que en conjunto ocupan zonas muy amplias, siendo los más comunes Acropora palmata (“orejones”), A. cerviconis (“cacho ‘e venao”); también, Diploria strigosa, D. clivosa, Colpophyllia natans, y Millepora complanata (“coral de fuego”). En la actualidad, la mayoría de las formaciones de A. palmata y A. cerviconis están muertas; sin embargo, al sur de la isla se observan formaciones coralinas en fructífera recuperación, situación que nos alienta. El inventario florístico ha arrojado unas 57 especies distribuidas en 30 familias, destacando Euphorbiaceae, Cactaceae, Poaceae, Cyperaceae y Boraginaceae. Algunas especies tienen amplia localización y se desarrollan en más de una formación vegetal; otras tienen un ámbito más restringido, como la tuna Opuntia curassavica (presente en Aruba y en la Isla La Tortuga). Adicionalmente, existen formaciones geológicas del Pleistoceno, con margas fosilíferas expuestas del Plioceno, ubicadas en la fachada sur de la isla, las cuales representan los principales exponentes del Pleistoceno en Venezuela, y simbolizan el sustrato de referencia para todos aquellos estudios que traten sobre la evolución geológica y bioestratigráfica de la región oriental del país durante el Cuaternario. No menos importante es la muy abundante presencia de restos paleontológicos de organismos marinos y arqueológicos que se encuentran diseminados por casi cualquier parte de la isla. Estudios parciales hablan de presencia humana en La Tortuga desde hace 2.000 años.

Situación actual

El proyecto se ha desarrollado parcialmente, ya que no hemos podido captar los recursos necesarios para continuar todas las investigaciones previstas; de hecho, algunas sólo han alcanzado evaluaciones preliminares. Sin embargo, los iniciados hasta el momento (flora, tortugas marinas y avifauna), han arrojado resultados muy importantes traducidos en publicaciones en revistas científicas nacionales e internacionales, exposiciones audiovisuales, ponencias en congresos nacionales, charlas, talleres y conferencias a las comunidades. etc. Desde el mes de enero de 2010 espera por la asignación de los recursos financieros necesarios por parte del Ministerio del Poder Popular para Ciencia, Tecnología e Innovación.

Galería de Imágenes

Galería de Vídeos

Tutoriales

Visítenos en:

facebooktwittergoogle pluspicasainstagram