Somos parte de la naturaleza, no sus dueños!

Las Tortugas Marinas

TORTUGAS MARINAS
aspectos generales

las tortugas marinas

LAS TORTUGAS SON REPTILES…

Se estima que hace unos 310 millones de años los reptiles evolucionaron de los anfibios, que para aquellos tiempos eran terrestres. Las miles de especies de reptiles que se conocen hoy día, se les puede agrupar o clasificar así:

- Cocodrilos
- Lagartos y Serpientes
- Tortugas
- Tuataras

Las tortugas o quelonios forman un orden de reptiles caracterizado por tener un caparazón o envoltura que protege los órganos internos de su cuerpo.

¿Y LAS MARINAS?

Su respiración es aérea (no tienen branquias), tienen espina dorsal, esqueleto, pulmones y caparazón óseo. Pero para su vida en el mar su cuerpo presenta varias adaptaciones como lo son las de sus miembros, los cuales no pueden retraerse dentro del caparazón y tienen forma de aleta y su forma hidrodinámica, que permite su desplazamiento en el agua con cierta rapidez, llegando a desarrollar una velocidad en el agua de hasta 60km/hora.

Las tortugas pueden realizar inmersiones de hasta aproximadamente 60 metros y contener la respiración hasta por 10 minutos. No tienen dientes, pues los han reemplazado por picos córneos, cortantes, que utilizan para triturar, morder y raspar superficies de acuerdo a las características de su dieta. No tienen oídos externos sino un oído interno muy eficiente. Tienen también un único orificio ­llamado cloaca­ que cumple doble propósito: para expulsar el excremento y ser vía para la reproducción. Inclusive el pene de la tortuga macho sale de este orificio.

Un dato muy curioso es que las tortugas marinas nacen en playas de anidación, luego, viajan en busca de alimento pero cuando vienen los tiempos de reproducción, vuelven a la zona donde nacieron. El apareamiento y el desove son actividades que forman parte de su vida, así como la alimentación. Aún no se sabe a ciencia cierta por qué este tipo de tortuga nada kilómetros para llegar a desovar en áreas específicas, en donde nacieron, teniendo que sortear fuertes corrientes. Esto sigue siendo un misterio.

Los machos son idénticos a las hembras en cuanto al color y tamaño, siendo la diferencia más notable la cola más gruesa y larga de los machos que sobresale del caparazón. Las tortugas maduran sexualmente a los 30 años de edad. Los machos se posan encima de las hembras y las sujetan del caparazón con las uñas que presentan en las extremidades anteriores. La fertilización es interna y las hembras ponen los huevos en la arena. No se ha logrado que las hembras nidifiquen en cautiverio.

las tortugas marinas


 

El caparazón de las tortugas consta de dos partes: una dorsal llamada comúnmente “caparazón” y una ventral llamada “plastrón”. Es una concha ósea cubierta con grandes estructuras ­ como escamas­ llamadas escudos. El espaldar o caparazón está conectado con la parte ventral o plastrón por medio de placas duras de concha conocidas como puentes laterales.

Las tortugas son animales cuya actividad metabólica depende de la temperatura externa o ambiental, de manera que cualquier cambio térmico que se dé en el medio donde se encuentren, repercutirá en factores tan importantes como la actividad reproductiva, alimentaria, digestión, estado inmunitario, capacidad de capturar presas y aprehensión de alimentos. Se destaca su extraordinaria longevidad, resistencia a mutilaciones y heridas graves y a la capacidad de ayuno.

Como mencionamos anteriormente, las extremidades se han transformado en aletas: dos anteriores y dos posteriores. Las anteriores participan en la propulsión al nadar. A los machos les permiten abrazar a las hembras durante la cópula y a éstas para desplazarse en la arena al realizar las puestas. Las posteriores son un timón y participan en la excavación de un agujero en la arena para depositar los huevos y posterior cubrimiento del nido con arena.

Presentan en la primera caja craneana unas glándulas que excretan el cloruro de sodio (sal) en una concentración dos veces mayor de la que tiene el agua de mar, pareciendo que lloran. Tienen grandes ojos adaptados a la visión marina. Los pulmones se sitúan adosados a la pared dorsal interna del caparazón y además de participar en la respiración, actúan como órganos que regulan la flotabilidad.

En el mundo existen 8 especies de tortugas marinas que están distribuidas en dos familias: la Cheloniidae (que son las de caparazón óseo) y la Dermochelyidae, que incluye a la única especie con caparazón similar al cuero.

Podemos esquematizar de la siguiente manera, las especies que encontramos en cada una de las dos familias:

*Dermochelyidae:

· Cardón o Laúd (Dermochelys coriácea)

*Cheloniidae:

· Cabezón, Caguama o Boba (Caretta caretta)

· Carey (Eretmochelys imbricata)

· Verde (Chelonia mydas)

· Lora, Maní o Guaraguá (Lepidochelys olivácea)

· Golfina (Lepidochelys kempii)

· Australiana o Kikila (Chelonia depressa)

· Negra, Torita o Prieta (Chelonia mydas agassizii)

Las tortugas cardón, cabezón, carey y verde las encontramos en Venezuela cuando vienen a anidar y la tortuga Maní sólo viene a alimentarse. Existe poca información sobre las rutas de migración a excepción de los datos de las tortugas marcadas en el Refugio de Fauna Silvestre en Isla de Aves y en el Parque Nacional Archipiélago Los Roques. Pero en base a la recaptura en Isla de Aves, se ha determinado que habitan en diferentes regiones del Caribe y del Océano Atlántico. Las recapturas más lejanas corresponden a las costas de México, Nicaragua y Brasil.

las tortugas marinas

DESCRIBAMOS A LAS ESPECIES QUE VIENEN A VENEZUELA…

CARDÓN o Laúd (Dermochelys coriácea)

Es la más grande de todas. Su principal característica es que carece de placas córneas y en su lugar tiene un caparazón liso, ligeramente flexible y cubierto de piel con manchitas blancas dispersas, aguzado en la parte posterior y con una longitud de hasta 165 cm. En el dorso presenta 7 quillas longitudinales.

Posee un pico córneo, filoso, delgado y débil con dos cúspides en la parte frontal superior y una en la parte inferior lo cual le da una apariencia de W vista de frente. La cabeza y extremidades están desnudas, carecen de placas óseas. Las extremidades son fuertes, desprovistas de uñas y las frontales son casi tan largas como el largo de su cuerpo.

Pueden llegar a pesar hasta 500 kg, alimentándose exclusivamente de medusas o aguamalas y calamares. Alcanza la madurez sexual a los 30 años. Las hembras suelen salir en horas crepusculares, desplazándose en la arena moviendo las 4 aletas a la vez. Para anidar prefieren playas largas y libres de rocas y lo hacen hasta 6 veces por temporada con intervalos de 9 a 10 días entre una y otra puesta.

Suele poner hasta 90 huevos por nido en huecos que varían de 65 cm a 1m de profundidad. Las crías suelen salir al anochecer y van directamente al mar. Es una especie en peligro crítico de extinción.

Los principales depredadores de huevos son los zorros, perros, cangrejos, hormigas y larvas de mosca. De las crías, los zorrillos, perros, cangrejos, aves y peces. De los adultos, los tiburones y orcas, aunque en algunas regiones es capturada por el hombre por su carne. Muchas veces muere al ingerir bolsas plásticas que confunde con aguamalas.


 

CABEZÓN, Caguama o Boba (Caretta caretta)

Se le llama (en algunas regiones) “Boba” porque a veces es lenta para cazar siendo presa fácil para la captura.

El caparazón es liso y ovalado, más largo que ancho, llegando a medir 120 cm de longitud. Está cubierto por placas córneas al igual que su cabeza y extremidades. Su tonalidad es parda rojiza.

La cabeza es grande con un pico córneo fuerte. En las aletas anteriores tiene un par de uñas y desplaza de forma alterna sus extremidades en la arena. Puede pesar hasta 200 kg y se alimenta principalmente de moluscos, crustáceos y peces.

Puede alcanzar la madurez sexual a los 25 años. Las hembras anidan cada dos o tres años, construyendo hasta 4 nidos por temporada con intervalos de 12 a 15 días. Depositan más de 100 huevos por nido, Es un animal que en el pasado fue bastante apreciado por su carne y está en peligro de extinción.

CAREY (Eretmochelys imbricata)

Esta especie habita o frecuenta los arrecifes de coral para alimentarse y dormir, de tamaño mediano y una de las especies más hermosas. Su caparazón puede medir hasta 90 cm, es aserrado hacia la parte posterior. Su color es muy atractivo y presenta un tono amarillo o pardo rojizo con manchas marrones y negras. La parte ventral es de color amarillo claro.

Tiene una cabeza aguzada, estrecha y alargada con la mandíbula superior sobresaliente y puntiaguda con pico filoso y angosto. Tiene dos uñas en el borde anterior de cada aleta separadas por dos grandes escamas.

Puede llegar a pesar hasta 80 kg. Es carnívora, siendo su dieta principal esponjas marinas y otros organismos de cuerpo blando, caracoles, crustáceos, y peces.

Las playas de puesta son normalmente aisladas y rodeadas de arrecifes o accidentes naturales. Anida hasta 5 veces, depositando entre 120 a 160 huevos Por lo general, esta especie prefiere construir sus nido en la zona de vegetación de la playa ocupada generalmente por la “Uva de playa” (Coccoloba uvífera).

Sus depredadores naturales, cuando adultas, son tiburones grandes y para las crías, los perros, peces, aves marinas y cangrejos. Es la especie más perseguida por el hombre en búsqueda de sus escamas para la fabricación de instrumentos y joyas.

El carey se exporta ilícitamente a muchos países, lo que convierte a esta tortuga en una especie en peligro crítico de extinción por la captura y matanza de adultos debido a su hermoso caparazón, así como por el consumo de su carne y huesos y, muy ocasionalmente, por su piel.

VERDE, tortuga o tortuga blanca (Chelonia mydas)

Su nombre se debe al color verde de su grasa. Es la más grande de las de concha dura. Su caparazón que puede medir hasta 120 cm de largo, es ovalado y acorazonado. Su caparazón es en edad adulta marrón, verde oliva, gris o completamente negro con listas o numerosas manchas negras pequeñas o grandes, con la parte ventral blanquecina o amarilla, crema.

La cabeza es redondeada con las mandíbulas aserradas. En las aletas delanteras posee una sola uña y tienen los movimientos sincronizados, es decir, las mueve a la vez como la cardón. Puede llegar a pesar hasta 230 kg. Al hacerse adulta es netamente herbívora, pues se alimenta de algas y fanerógamas (hierbas) marinas. Casi todas las migraciones desde las zonas de alimentación hasta las de anidación las hace en zonas someras neríticas.

La madurez sexual puede alcanzarla, como todas las tortugas marinas, entre los 10 a 30 años, la puesta puede ser nocturna pudiendo anidar entre 2 y 6 veces por temporada con intervalos de 12 a 14 días. Deposita alrededor de 112 huevos por nido y cuando eclosionan la salida la efectúan los tortuguillos en la noche.

Los adultos son depredados principalmente por tiburones. Es la más apreciada por el hombre como alimento y hasta se le conoce como tortuga de sopa. Es cazada por sus huesos, carne, cuero y calipee (sustancia cartilaginosa). Se encuentra en peligro de extinción.

MANÍ, Guaraguá o Lora (Lepidochelys olivácea)

Es la más pequeña de concha dura y la única que anida de día pero no en Venezuela, donde viene sólo a alimentarse principalmente en los estados Sucre, Anzoátegui y Nueva Esparta.

Su caparazón es casi redondo y mide unos 66cm de longitud. La coloración está entre verde oliva y gris y la parte ventral es blanca amarillenta. Presenta de 5 a 9 pares de escudos laterales en el caparazón que no se solapan, en comparación con otras especies.

La cabeza es sub-triangular, con pico córneo y finamente aserrado. En el borde anterior de cada aleta poseen sólo una uña. Puede pesar alrededor de 30 a 45 kg y es carnívora, alimentándose casi exclusivamente de camarones y otros crustáceos y moluscos.

Las hembras anidan 2 ó 3 veces por temporada colocando de 80 a 100 huevos por nido con intervalos de 14 a 18 días. Los nidos son poco profundos, por lo que son de fácil acceso para depredadores, lo cual contrarrestan comprimiendo la arena con movimientos de balanceo de su cuerpo.

A pesar de ser las más abundantes, se ha observado una marcada tendencia al descenso en el número de ejemplares, encontrándose actualmente, en peligro de extinción. Los depredadores de adultos son principalmente los tiburones y el hombre, con la captura incidental con redes camaroneras. De crías y huevos los zorrillos, perros, cangrejos, hormigas, aves y larvas de mosca.


 

las tortugas marinas

¿POR QUÉ LA IMPORTANCIA DE SU PROTECCION Y CONSERVACION?

Cumplen, como todo ser vivo, un papel importante dentro del delicado ciclo de vida y equilibrio biológico.

Estos animales pueden necesitar décadas para alcanzar la madurez. Una vez obtenida, tienen el potencial de vivir y continuar reproduciéndose por muchos años más.

La elevada capacidad reproductiva de una sola hembra en una sola temporada y por más de veinte años, tiende a confundir a las personas, haciéndoles creer que esa asombrosa fecundidad les permite soportar altas tasas de mortalidad.

En realidad, muy pocos de estos huevos alcanzan la fase de adultos y es así como la sobrevivencia de adultos y juveniles en su última etapa es crucial para la condición de la poblaciones. Se ha establecido que de cada 1.000 tortuguillos liberados al mar sobreviven y llegan a la edad adulta uno o dos, es decir, el 0,2%.

Por esto, es muy probable que cualquier fuente de mortalidad significativa en adultos y juveniles represente una seria amenaza. La lenta tasa de maduración y largo tiempo generacional significa que las acciones de conservación deben mantenerse paciente y persistentemente por varias décadas o hasta centurias. La conservación de las tortugas marinas es compleja, difícil de predecir acertadamente y requiere de compromisos a largo plazo.

La declinación mayor de las poblaciones de tortugas marinas ocurrió en la década de los 50 a los 70 (aunque aún se mantiene), debido principalmente a:

a) Aumento indiscriminado de captura de hembras y sus huevos durante la anidación.

b) Utilización de la carne para consumo humano como sustituto de proteínas.

c) Sustitución de pieles de cocodrilos por la de las tortugas.

d) Utilización de su grasa para la “sopa de tortuga” o también considerada con propiedades medicinales.

e) Utilización de las conchas para fabricar objetos o artesanías y los caparazones como souvenir.

f) Captura incidental por arrastre con redes de barcos del tipo agalleras y palangreras, donde las tortugas se asfixian y sufren traumatismos letales.

g) Acumulación de desechos y contaminación en áreas de anidación y alimentación. Otros factores son la contaminación de los mares, vertido de aguas servidas; efectos de fenómenos naturales como las mareas rojas y el aporte de sedimentos de los ríos cuyas cuencas han perdido cobertura vegetal debido a la tala y la quema; enfermedades como el fibropapiloma.

h) Pérdida del hábitat por la urbanización, desarrollo de áreas costeras y extracción de arena de playa para la industria turística.

i) Tráfico de vehículos doble tracción en las playas de anidación.

j) Las propelas y anclas de los botes son causantes de daños a las praderas de fanerógamas marinas.

La lucha de la tortuga por la supervivencia empieza desde que sale del cascarón, pues debe viajar, por sus propios medios desde la playa hasta el mar. Los primeros años de vida son críticos, pues debe ponerse a salvo de los depredadores y además conseguir su propio alimento. El Atlántico y el Caribe están llenos de plantas acuáticas donde estas jóvenes tortugas encontrarán una amplia fuente de alimento y pocos depredadores naturales.

las tortugas marinas¿SE ENFERMAN?

Las tortugas marinas, al igual que los vertebrados terrestres, son susceptibles de padecer múltiples patologías, algunas ocurren de manera natural y muchas de ellas desconocidas hasta épocas recientes por parte de los veterinarios y especialistas. La calidad del hábitat en el que viven las tortugas marinas también las predispone al padecimiento de diversas patologías.

FIBROPAPILOMA: Es una enfermedad que provoca alteraciones proliferativas a nivel cutáneo y se caracteriza por la aparición de múltiples tumores cutáneos de naturaleza fibroepitelial en cuello, conjuntiva ocular, extremidades, cola, regiones inguinales, caparazón y plastrón (Jacobsen, 1989). Las tortugas afectadas se suelan mostrar débiles y anémicas. La afectación ocular suele conllevar ceguera. También se han descrito fibromas en órganos internos como pulmón, hígado, riñón y tracto gastrointestinal, originando alteraciones en la flotabilidad, necrosis por presión de parénquima hepático, fallo renal y obstrucción intestinal respectivamente (Herbst, 1994; Orós, 1998).

Actualmente no existe tratamiento para las tortugas marinas afectadas hasta que el agente etiológico (el cual se cree pudiera ser herpesvirus), sea aislado y purificado y se pudieran instaurar tratamientos y medidas preventivas efectivas. Por ahora, la única solución consistente es la extirpación quirúrgica de aquellos tumores que interfieren con el desarrollo normal del animal. Se deben extirpar aquellos tumores sobre los ojos y la boca con el fin de posibilitar su visión y acceso al alimento.

También es preocupante el posible efecto que pudiera causar en los humanos el consumo de carne proveniente de tortugas enfermas.


 

¿Y SI NOS ENCONTRAMOS UNA EN LA PLAYA?

Cuando nos encontremos una tortuga marina varada en la playa, antes de abordarla debemos observar que si no es una hembra poniendo sus huevos, entonces pudiera significar que la tortuga tiene un problema.

Es importante destacar que hay que acercarse lentamente para no perturbarlas más de lo que están, hay que recordar que son animales silvestres y que están muy asustados.

las tortugas marinasDe manera que se recomienda, moverse despacio, no gritar, no aglomerarse y más bien marcar un área con alguna cinta. Luego al comprobar que están vivas, ya sea por algún movimiento o la respiración, tratar de evitar su exposición al sol colocándole una sombrilla o lona como techo y aplicarle un paño liviano y húmedo sobre el caparazón para evitar su desecación. Llamar a un veterinario, autoridades del ambiente o grupo ambientalista de la zona. Si desafortunadamente estuviese muerta, reportar el caso a las autoridades competentes, al Ministerio del Ambiente y ONG´s que trabajen con estas especies, para que ellos acudan a realizar la experticia. En el caso de tortugas muertas o enfermas, no debe ser manipulada, excepto por el personal autorizado con el atuendo necesario (guantes, tapabocas) para evitar el riesgo de contaminarse con algún patógeno.

las tortugas marinasEl equipo de trabajo autorizado se encargará de levantar toda la información posible sobre el animal. Si la tortuga está viva, efectuando su proceso natural de desove, no se debe molestar, hay que mantener una distancia de al menos 20 a 30m, acordonar el área y estar fuera del rango de visión del animal, colocándose siempre a espaldas de la tortuga. No pueden tomarse fotos, ni montarse sobre la tortuga, gritar, etc., todas estas acciones estresan al animal, ocasionando el abandono del nido. En cualquiera de los dos casos, vivas o muertas, algunas tortugas tienen unas marcas en las aletas, ya sean anteriores o posteriores, que tiene un código alfa-numérico (i.e. V 0275) y por el revés un código postal del país de origen. Esta información es importante porque corresponde al número de identificación del animal. Si corresponde a un animal muerto, se puede extraer y entregar a los especialistas o autoridad competente, si por el contrario, pertenece a un animal vivo, no se debe extraer, sólo se realiza la lectura de la placa y se reporta.

Los principales problemas que nos podemos conseguir son:

- Caparazón y Plastrón: fracturas o cortes producidos por una quilla o hélice de embarcación.

- Aletas: signos de compresión debido a trozos de nylon que puedan quedar escondidos por los pliegues de la aleta. Las heridas con aspecto gelatinoso es señal de infección grave.

- Orificios Nasales: pueden estar obstruidos por alquitrán o cirrípedos (cierta clase de crustáceos) dificultando la respiración.

- El Pico: hay que observar cuando lo abra si hay un trozo de sedal. Un corte profundo es señal de un anzuelo.

- Los Ojos: pueden encontrarse restos de alquitrán.

- El Cuello: pueden tener restos de nylon que compriman el cuello o la punta de un anzuelo.

- Cloaca: observar si no está obstruida y que no sale un hilo de ella. Si es así no se debe tirar del mismo.

las tortugas marinas

La manipulación de animales salvajes debe ser siempre efectuada por personal capacitado, quienes conocen profesionalmente la manera de abordar al animal sin causarle algún daño.

Imágenes:

Jose Voglar/FLT
www.hotelistirincha.com
www.visitacanarias.com
www.eluniversal.com
www.webs.ulpgc.es
www.protortugas.org

Galería de Imágenes

Galería de Vídeos

Tutoriales

Visítenos en:

facebooktwittergoogle pluspicasainstagram