Somos parte de la naturaleza, no sus dueños!

 

¿Y SI NOS ENCONTRAMOS UNA EN LA PLAYA?

Cuando nos encontremos una tortuga marina varada en la playa, antes de abordarla debemos observar que si no es una hembra poniendo sus huevos, entonces pudiera significar que la tortuga tiene un problema.

Es importante destacar que hay que acercarse lentamente para no perturbarlas más de lo que están, hay que recordar que son animales silvestres y que están muy asustados.

las tortugas marinasDe manera que se recomienda, moverse despacio, no gritar, no aglomerarse y más bien marcar un área con alguna cinta. Luego al comprobar que están vivas, ya sea por algún movimiento o la respiración, tratar de evitar su exposición al sol colocándole una sombrilla o lona como techo y aplicarle un paño liviano y húmedo sobre el caparazón para evitar su desecación. Llamar a un veterinario, autoridades del ambiente o grupo ambientalista de la zona. Si desafortunadamente estuviese muerta, reportar el caso a las autoridades competentes, al Ministerio del Ambiente y ONG´s que trabajen con estas especies, para que ellos acudan a realizar la experticia. En el caso de tortugas muertas o enfermas, no debe ser manipulada, excepto por el personal autorizado con el atuendo necesario (guantes, tapabocas) para evitar el riesgo de contaminarse con algún patógeno.

las tortugas marinasEl equipo de trabajo autorizado se encargará de levantar toda la información posible sobre el animal. Si la tortuga está viva, efectuando su proceso natural de desove, no se debe molestar, hay que mantener una distancia de al menos 20 a 30m, acordonar el área y estar fuera del rango de visión del animal, colocándose siempre a espaldas de la tortuga. No pueden tomarse fotos, ni montarse sobre la tortuga, gritar, etc., todas estas acciones estresan al animal, ocasionando el abandono del nido. En cualquiera de los dos casos, vivas o muertas, algunas tortugas tienen unas marcas en las aletas, ya sean anteriores o posteriores, que tiene un código alfa-numérico (i.e. V 0275) y por el revés un código postal del país de origen. Esta información es importante porque corresponde al número de identificación del animal. Si corresponde a un animal muerto, se puede extraer y entregar a los especialistas o autoridad competente, si por el contrario, pertenece a un animal vivo, no se debe extraer, sólo se realiza la lectura de la placa y se reporta.

Los principales problemas que nos podemos conseguir son:

- Caparazón y Plastrón: fracturas o cortes producidos por una quilla o hélice de embarcación.

- Aletas: signos de compresión debido a trozos de nylon que puedan quedar escondidos por los pliegues de la aleta. Las heridas con aspecto gelatinoso es señal de infección grave.

- Orificios Nasales: pueden estar obstruidos por alquitrán o cirrípedos (cierta clase de crustáceos) dificultando la respiración.

- El Pico: hay que observar cuando lo abra si hay un trozo de sedal. Un corte profundo es señal de un anzuelo.

- Los Ojos: pueden encontrarse restos de alquitrán.

- El Cuello: pueden tener restos de nylon que compriman el cuello o la punta de un anzuelo.

- Cloaca: observar si no está obstruida y que no sale un hilo de ella. Si es así no se debe tirar del mismo.

las tortugas marinas

La manipulación de animales salvajes debe ser siempre efectuada por personal capacitado, quienes conocen profesionalmente la manera de abordar al animal sin causarle algún daño.

Imágenes:

Jose Voglar/FLT
www.hotelistirincha.com
www.visitacanarias.com
www.eluniversal.com
www.webs.ulpgc.es
www.protortugas.org

Anterior12345Siguiente

Galería de Imágenes

Galería de Vídeos

Tutoriales

Visítenos en:

facebooktwittergoogle pluspicasainstagram